LA LLEGADA DEL BEBÉ CON EL PERRO – SPORTCAN TE AYUDA

En un principio, la llegada del bebé con el perro no debería causar ninguna complicación extraordinaria sobre la convivencia. El concepto que tienen los perros sobre su grupo (manada) en el cual viven, queda muy organizado y sobre todo referente a su cautela y protección de sus miembros. La gran mayoría de canes lo aceptan de buen grado, pero con cierta curiosidad a la llegada de un nuevo miembro en el seno familiar.

 

No obstante, te aconsejaría averiguar en profundidad y fundar valoraciones sobre el carácter actual de tu perro, ya que el acontecimiento lo requiere. Confirma bien y a conciencia si a tenido algún que otro episodio de intolerancia con niños o si has podido observar algún intento de agresividad. Por consiguiente, si es así, tendrás que tomar evidentes medidas:

  1. Asegurarte bien que tu perro no tiene agresividad hacia los niños o personas.
  2. También si ha tenido algún comportamiento depredador con otros animales.
  3. Si la comprobación es afirmativa, no dudes de ponerte en manos de expertos en conductas o etólogos que evaluarán objetivamente el nivel de riesgo.

Si la comprobación es que no, seria muy importante que tuvieses en cuenta que tu mascota va a recibir menos atenciones y su protagonismo también se va a resentir. Muchos perros entran en una visible ansiedad demostrando conductas que hasta la fecha no hacían. Te recomiendo que no le apartes drásticamente de su grupo (su familia), déjale gradualmente incorporarse en el día a día (siempre con la cautela necesaria) en la mayoría de los cuidados del bebé, eso le hará feliz y sentirse integrado.

nino y perros

Algunos consejos para los padres:

 

  1. No riñas a tu perro cuando se acerque a curiosear cerca del bebé.
  2. Deja a tu perro que le huela e incluso que le de algún que otro lametón.
  3. Fomenta momentos agradables y distendidos con la presencia del bebé.
  4. No apartes sin motivos, drásticamente como castigo el perro del niño.
  5. No dejes bajo ningún pretexto el bebé solo con el perro.
  6. Intenta dedicar algo de tiempo en interactuar a solas con tu perro.

Al margen de la confianza que tengas depositada en tu perro, no le dejes nunca solo con tu hijo, los niños cuando empiezan a gatear o a andar son muy imprevisibles y lo manosean todo, no saben mesurar sus actos y podrían sin querer causar daño al perro sin saber su significado, eso podría provocar una respuesta de autodefensa en el perro. Por esos motivos y sobre todo en la fase del crecimiento del niño, deberás estar siempre presente y enseñarle como debe acariciar y tratar a su perro. Recuerda que tu hijo no sabrá discernir entre su perro de aquellos que se pasean por la calle, sobre todo no le dejes que actué de la misma manera con esos canes, ya que puede resultar muy peligroso.

Miquel Navalón - Conductista Canino

CONSULTORIO GRATUITO SOBRE CONDUCTAS DEL PERRO