El estado emocional del perro

Las ansiedades e inseguridades son algunos de los problemas más frecuentes en el perro, suelen ser el origen de ciertos trastornos relacionados con su conducta, como las destrucciones en casa, ataques de pavor al quedarse solo, así como la tristeza y apatía. Vamos a intentar considerar algunos de los motivos que pueden provocar esos estados anímicos y buscar los procedimientos en como corregirlos.

Principales causas

– Socialización incompleta en la etapa de cachorro

– Trato incorrecto en la fase del desarrollo emocional y sensorial

– Practicas de castigos y ademanes impropios en los procesos de su educación

– Falta de motivación sensorial en la educación o adiestramiento

– Una alimentación inadecuada en la fase del desarrollo

– Falta de protección y seguridad en su entorno habitual, etc.

Procedimientos de recuperación

Para lograr que tu perro vaya serenando gradualmente su estrés e inseguridades, deberás establecer nuevas pautas, las cuales ayudarán a mejorar su estado anímico e emocional.

Eliminar totalmente el castigo

Deberás establecer un entorno positivo y calmado para disfrutar de una convivencia estable, por lo tanto conviene que desaparezcan las órdenes amenazantes tanto físicas como verbales. De hecho, este tipo de “educación con mano de hierro” no hace más que lesionar su estado emocional.

Establecer unos hábitos diarios

Al perro le gusta tener todo controlado, se siente más seguro y tranquilo cuando sabe lo que va a suceder, no le gustan los actos extremadamente sorpresivos. Por lo tanto, te conviene establecer unas normas para su comida, sus paseos cotidianos e intenta cumplir con un proceder de lo más estable posible.

Ejercicios sosegados y estimulantes

Si tu perro tiene aprensión a los entornos publicos concurridos, los entrenamientos deberán de ser más breves, y sobre todo, busca un ambiente donde los impactos emocionales se ajusten a su sensibilidad actual. Si por lo contrario se siente seguro en la calle, búscale diferentes rutas con nuevos estímulos para ver reafirmados sus sentidos. Si tira de la correa durante el paseo deberías buscar la manera de enseñarle a caminar sin tensión. Utiliza material adecuado y cómodo para esos paseos, los más recomendables son un arnés adaptado a su cuerpo, un collar educativo de driza regulable para ir alternando y una correa, de al menos dos metros de largo. Los ejercicios sobre su educación ayudarán a mejorar la relación entre vosotros y a mantener despiertos sus instintos.

Educacion y juego

Prescindir del ejercicio con presión

Hazle partícipe de tus salidas con bici, del running o de la práctica del agility, siempre con actitud recreativa pero sin presión, ello le beneficiará en todos los sentidos. Los juegos con pelota, lanzamientos de disco y demás utensilios destinados a interactuar, también le serán favorables, evita los excesos prolongados en todos ellos. Todos los ejercicios que superen el umbral del sentido común, pueden llegar a provocar adicción o rechazo, incluso el aumento del estrés.

Paseos libres por la campiña

Los recorridos con libertad por la naturaleza fortalecerán todos sus sentidos y es uno de los mejores regalos que juntos podéis compartir. Él estará más jovial y tú podrás complacerte de ello, aparte de que optimizará el vínculo entre ambos. Para estos paseos no descartes la seguridad que ofrece un pequeño collar con mando a distancia, muy ventajoso para corregir de manera muy sutil el rechazo de alimentos peligrosos en el camino, la orden rápida de la llamada o preservarle de situaciones comprometidas que le pueden incluso salvar la vida.

Educacion del perro

Encontrar unos amigos caninos

Le vendrá muy bien poder jugar y quemar energías de manera saludable y sociable con perros equilibrados, con los que pueda interactuar y aprender a practicar el lenguaje canino, así como las pautas propias de grupo. Descarta las zonas habilitadas para perros si no conoces la procedencia de las personas, y de la clase de canes que os vais a encontrar.

Su lugar de descanso

Dale el tiempo y el lugar adecuado para sus descansos diarios, proporciónale un buen lecho, búscale una zona idónea donde acomodarle y sobre todo respétale su espacio y períodos de reposo. Al margen y para su distracción, proporciónale juguetes que ayudarán al desarrollo de su memoria, estimularán sus sentidos y mejorarán su capacidad sensorial.

En resumen:

Si a pesar de seguir todos estos consejos de manera metódica, transcurridos unos cuantos meses no ves mejoría alguna en tu perro, deberás plantearte ayuda profesional. Los expertos en conductas y comportamientos son los más acreditados en reconducir los trastornos mencionados.

Miquel Navalón - Conductista Canino

Consultorio gratuito sobre conductas del perro

Si tu perro tiene aprensión a un entorno publico concurrido, los entrenamientos han de ser más breves y sobre todo en un ambiente donde los impactos emocionales se ajusten a su sensibilidad actual. Si por lo contrario se siente seguro en la calle, búscale diferentes rutas con nuevos estímulos para ver reafirmados sus sentidos. Si tira de la correa durante el paseo deberías buscar la manera de ensñarle y ayudarle a caminar sin tensión. Utiliza material adecuado y cómodo para esos paseos, lo más recomendable es un arnés adaptado a su cuerpo, un collar educativo de driza regulable para ir alternando y una correa de, al menos, dos metros de largo. Los ejercicios educativos ayudarán a mejorar la relación entre vosotros y a mantener despiertos sus instin